Se acerca el mes de agosto y, con él, las ansiadas vacaciones para muchos. Esta época de descanso puede ser un momento idóneo para repasar alguna lectura interesante con la que llenar los ratos de ocio. El blog de Javier Pérez Caro nos propone una buena selección de títulos. De entre todos ellos me gustaría destacar Lo que ahora importa, de Gary Hamel

En este libro encontraremos las cinco claves del éxito empresarial: valores, innovación, adaptabilidad, pasión e ideología. De entre todos ellos me gustaría destacar la pasión como la pieza más importante dentro de una estructura organizativa. Sin duda, toda empresa debe aspirar a que sus trabajadores sientan pasión por lo que hacen. Esa es la diferencia entre triunfar y fracasar. Los clientes perciben cuándo un empleado está motivado y cuándo no. Desde el punto de vista del rendimiento, una persona apasionada da el 110% de lo que tiene, y eso se nota. La pasión provoca una sintonía entre la empresa y los trabajadores, donde los objetivos personales y organizacionales se identifican.

De la pasión se derivan otros aspectos importantes: la creatividad y la iniciativa. Cuando trabajamos a gusto, felices, es cuando surgen las mejores ideas. Somos más creativos. Nos vemos con la fuerza y energía suficientes para proponer cosas nuevas, para tener iniciativa. Esa es la fórmula del éxito, disfrutar con lo que haces. Como dice el refrán, "trabaja en lo que te gusta y nunca tendrás que trabajar".  


Por todo ello es necesario destacar la pasión como clave del éxito empresarial.